DeProfundis

Reflexiones de un alma perdida

Dentro del Laberinto IV

Published by sigfried under on 17:38

Te vas y vienes como el sol entre las nubes

y en mi memoria tan solo tu recuerdo queda

a veces clara y otras tan borrosa

que tu existencia temo recordar no sepa.


Arena eres, y escapas de mis manos

te escurres por mis dedos como la lluvia fina

en mis sueños te pierdo, tambien en mis vigilias

eterea y débil te vuelves, como la luz del dia.


Como acompañante tengo,un amigo que no duerme

que mi alma atormenta y mi mente tortura

de la noche a la mañana como sombra me sigue

trantando de llevarme al borde de la locura.


Apareció de repente, sin avisar su llegada

y me enseñó a imaginarte, a crearte de la nada

con el aprendí a entregarte mi corazon y mi alma

y a buscar en tu figura, un lugar para la calma.


El me mostró cosas nuevas,cosas a nadie mostradas

cómo atrapar a la luna, para dejarla en tu cama,

cómo tocar estrellas, cómo opacar el sol,

cómo seguir el camino que lleva a tu corazon.


Pero tambien ha sembrado, una rosa con espinas

una rosa, que al tocarla, produce duras heridas

esta creciendo mi pecho la peor de sus lecciones

la que no quiero aprender, el peor de mis terrores.


Este miedo, este pavor, crece cada vez mas fuerte

y este amigo lo sembró, para que tambien recuerde

que apesar de lo enseñado, que apesar de no tenerte

a pesar de lo aprendido, todavía puedo......perderte.

Dentro del Laberinto III

Published by sigfried under on 17:34
En este lago me encuentro, vivo en aguas turbulentas

rebosante y agitado por el dolor y la pena.

Tus lagrimas lo formaron, y yo ahora nado entre ellas

las hay negras de la rabia, amargas como la vida

las hoy rojas de pasion, tambien plata de alegria,

las hay dulces como miel, como néctar o ambrosía.


No desperdicies, mi dama, tantas perlas plateadas

hasta que hayais encontrado, alguien para valorarlas.

No lleneis mas este lago, dejadlo que se evapore

permitidme convertirlo, en vuestro jardin de flores

en vuestro rincon secreto, donde huir de los dolores.


Secad vuestros ojos humedos, con un rayo de la luna

no permitais que le priven, a vuestra faz de hermosura.

atesorad como os digo, vuestras lagrimas preciadas,

pues mis ojos no soportan, ver como son derramadas.

Y cuando hayais encontrado, alguien para compartirlas

Oh mi dama de las lagrimas, llorad solo las doradas,

las mas preciadas de todas, las que no hay que combatirlas

las que son por alegria.


Pero reservadme una, la mas humilde de todas

una lagrima sencilla, de agua pura, cristalina

una que haya recorrido, vuestras palidas mejillas

y dejadme que la llame "la lagrima de mi vida".

Dentro del Laberinto II

Published by sigfried under on 17:24
No te conozco, apenas se tu nombre

solo dos sílabas que lo resumen todo

te has engarzado en mi pecho como una piedra preciosa

y llenas mi vacio hasta la ultima gota.


Nada puedo ofrecerte salvo una torre en ruinas

nada ya me pertenece, ni siquiera mi alma

mis manos, temblorosas, a otra persona responden

y mi voluntad débil noto que me abandona.


No, te conozco, apenas se tu nombre

mi espiritu, en cambio te vive cada hora.

Te ha visto, te ve, te siente y te nota

abandona mi cuerpo con voluntad propia.


Él ya te tiene, yo aun no te he encontrado

y se transforma en aire entrar en tu pecho.

Él ya te ha visto, yo aun te estoy buscando

y como rayo de sol contempla figura.

Él ya te siente, yo aun no te he tocado

y en lluvia se convierte para tocar tu cara.

Él te conoce, yo apenas se tu nombre

y de todo lo que sabe no me comenta nada.


No te conozco, no te tengo, no te he visto y no te siento

y le maldigo a Él por su suerte infinita.

Por entrar en tu pecho, por ver tu figura

por tocar tu cara y por no decir nada.

Dentro del Laberinto I

Published by sigfried under on 17:07
Mi mente te sueña y mi alma te anhela,

mis ojos escuchan cada palabra que escribes

he aprendido a sentirte en cada soplo de aire.

Mis manos te buscan desesperadamente, y por momentos te tocan

fantasma etereo que lo llenas todo.


Como una estrella caiste, suave entre mis manos

y escondida te tengo en mi baul de tesoros,

tremulamente iluminas, los rincones de mi alma

hasta llenarla de luz, de paz, de calma.


Mis dias se reducen a unas horas benditas

en las que lo etereo se vuelve carnal,

reaidad confundida con sueños pueriles

y lo demas no importa.


Benditas son esas horas

en las que mi mente no te sueña

ni mi alma te anhela

ni mis ojos escuchan cada palabra que escribes

ni necesito sentirte en cada soplo de aire

Benditas son esas horas,

porque te tengo delante

real tangible y copórea

Entonces es, cuando te toco, te miro, y te siento

y lo demas es eter,vacio y nada

 
Se ha producido un error en este gadget.

Follow by Email

Followers

Páginas vistas en total

Se ha producido un error en este gadget.