DeProfundis

Reflexiones de un alma perdida

Dentro del Laberinto I

Published by sigfried under on 17:07
Mi mente te sueña y mi alma te anhela,

mis ojos escuchan cada palabra que escribes

he aprendido a sentirte en cada soplo de aire.

Mis manos te buscan desesperadamente, y por momentos te tocan

fantasma etereo que lo llenas todo.


Como una estrella caiste, suave entre mis manos

y escondida te tengo en mi baul de tesoros,

tremulamente iluminas, los rincones de mi alma

hasta llenarla de luz, de paz, de calma.


Mis dias se reducen a unas horas benditas

en las que lo etereo se vuelve carnal,

reaidad confundida con sueños pueriles

y lo demas no importa.


Benditas son esas horas

en las que mi mente no te sueña

ni mi alma te anhela

ni mis ojos escuchan cada palabra que escribes

ni necesito sentirte en cada soplo de aire

Benditas son esas horas,

porque te tengo delante

real tangible y copórea

Entonces es, cuando te toco, te miro, y te siento

y lo demas es eter,vacio y nada

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Se ha producido un error en este gadget.

Follow by Email

Followers

Páginas vistas en total

Se ha producido un error en este gadget.